Breve introducción de cómo llegó el cine a Madrid

La primera vez que los madrileños pudieron disfrutar de las imágenes en movimiento fue tras la presentación, durante las ferias de San Isidro de 1895, del Kinetoscopio, invento de Edison patentado en 1981 (Josefina Martínez “Cómo llegó el cine a Madrid”http://www.unizar.es/artigrama/pdf/16/2monografico/2.pdf), y el espectáculo duraba media hora.

Un año más tarde (1896) el día 11 de mayo  en el circo de Parish y también en el salón de la carrera de San Jerónimo se presentó el Animatógrafo, el primer aparato de visión colectiva. Ya por entonces se intentó unificar la imagen con el sonido, pero no de forma automática ( se chocaban latas para simular las olas del mar). El animatógrafo tuvo tanto éxito que mantuvo sus sesiones mas de lo previsto, peromaneciendo en la cartelera hasta mediados de ese mismo año.

Sin embargo, su sombra, intentó quedar eclipsada por la del cinematógrafo, que llegó unos días después, pero sin embargo, en Madrid no causó tanto furor como se pensaba cuando estuvo en las carteleras madrileñas durante todo un mes.

Un año más tarde, en el Hotel Rusía, se presentaron 13 cintas que se grabaron con el cinematógrafo. Eran imágenes de la guardia real, y cada espectáculo porrdía verse al precio de una peseta por quince minutos.

El deseo en mostrar un espectáculo lo más parecido a la realidad, hizo que los propietarios de salones y proyectores intentasen crear la fusión de color y sonido en los films. A su vez, el cine pasó a ampliar sus espacios de visión: teatros, salones de variedades, restaurantes…

Con la novedad del Monógrafo (un cinematógrafo con colorido en las fotografías acompañadas del fonógrafo) abrió el Salón de Actualidades en cotubre de 1896. Se presentaron entonces por primera vez en la ciudad imágenes de la ciudad con color y sonido; lo que dio pie a que se rodaran los primeros musicales.

Local

Inicio

Fin

Romea

26/12/96

04/11/96

Actualidades

31/10/96

17/01/01

Apolo

01/11/96

17/09/97

Salón del   Heraldo

08/01/97

30/06/98

Zarzuela

10/11/96

Montera

10/11/96

13/11/96

San   Jerónimo

01/11/96

Príncipe   Alfonso

31/07/96

11/09/97

Entrada para el teatro/cine Montera

Fuente:google Imágenes.

El cine se fue haciendo poco a poco dueño de los teatros debido a su estabilidad cultural, y los programas de cine pasaron de unos a otros, mostrándose primero las películas en los teatros del centro para después pasar a los de la periferia o barrios. Todas las películas eran en su mayoría de producción francesa.

Teatro Príncipe Alfonso.

Fuente:

http://www.madridhistorico.com/seccion7_enciclopedia/index_enciclopedia.php?id=T&idinformacion=593&pag=1

Pero los teatros no eran los únicos espacios en los que se representaba el arte, existían otros espacios más pequeños, a los que acudía un público o tan selecto en el que el show ofrecido era variado. La mayoría se ubicaban en los barrios populares. Tampoco cabe olvidarse de los jardines de recreo, donde también será protagonista el cinematógrafo.

Algunos ejemplos que permitieron que los madrileños pudisen asistir al espectáculo cineatográfico fueron: El salón Japonés, el salón Rouge, el Trianón Palace, el Recreo Salamanca o el de Argüelles, el frontón Cetral..etc En total el cine se instaló en 9 salones, 4 locales diversos y 8 jardines de recreo. Fueron muy característicos en verano los cines al aire libre del Paseo del Prado y el de Rosales.

Cine Doré en la actualidad

Fuente: Wikipedia

Posteriormente, el cine se instaló en los pabellones cinematográficos. El primero fue en el Palacio Proyecciones, que sigue vigente en la actualidad,ubicado en la calle Fuencarral, sin embargo, hasta el año 1931 no se le instaló el sistema de sonido.

Palacio de proyecciones

Fuente: Nicolas1056 Flickr

  El “Wargraph” sería otro pabellón cinematográfico inaugurado en 1902, aunque se abrieron varios en el Retiro. El Wargraph se trasladó posteriormente a la calle Atocha, donde también había más pabellones. Allí estuvo hasta 1905. También hay que destacar el pabellón de la calle Alcalá (el cinematógrafo” Mágico”) y el Salón de Recreo de Vallecas.

La arquitectura también avanzó, y se adaptó al nuevo espectáculo, ya no se necesitaba de palcos laterales con vestíbulos y reservados, ya sólo se diseñaban de tal forma que cupiera el máximo número de butacas en ellos. Aquí desaparece las diferencias entre asiento general y prefente.

Por último, decir que ya no se acude al cine como mero acto de hacer vida social, sino porque realmente interesa, para asistir a la proyección y prestar atención, lo que no quita los estrenos a los que acude en ocasiones la clase alta como la realeza.

Así fue como el cine en Madrid se fue abriendo paso hasta nuestros días.

Esta entrada fue publicada en Madrid y el Arte. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s